nov 11

Elliot dijo muy poco acerca de las personalidades de onda. Dicha cuestión se discutió por primera vez en el libro de Frost y Prechter (“El principio de la Onda de Elliot”) y está basada en su propia interpretación original de las ideas de Elliot. Las tres fases psicológicas de un mercado alcista (vistas al tratar la Teoría de Dow) son similares a las personalidades de las tres ondas de impulso de Elliot. El conocimiento de estas personalidades de las ondas puede ser de gran ayuda, especialmente cuando los recuentos de las ondas no son muy claros. También es importante recordar que estas personalidades de las ondas permanecen constantes en todos los diferentes grados de la tendencia.

Pauta de Impulso

Se llama de esta forma a la secuencia conformada por las ondas 1 a 5.

Normalmente, en una pauta de impulso, y considerando las ondas 1, 3 y 5 se produce el siguiente efecto: dos de las tres ondas tienen características similares en cuanto a su duración temporal y en la variación de precios que implican, mientras que la restante presenta una extensión de alguno de los dos aspectos anteriores –duración, variación de precios- o de ambos simultáneamente. Pasando a la descripción particular de las Ondas:

Onda 1

Siempre representa un cambio de tendencia en el mercado. No debemos pasar por alto que es la primera onda de la pauta de impulso luego de la onda “c” -última onda correctiva-. Justamente por esto es difícil identificarla, por lo que normalmente se recurre a otras herramientas de para confirmar que el conteo es correcto (se pueden utilizar osciladores, figuras del chartismo, etc.). En este sentido, podríamos citar que son señales por lo general satisfactorias, siempre teniendo en cuenta la evolución anterior del conteo de las ondas, que los osciladores Momentum y MACD muestren guarismos cercanos a 0 previos a la formación de la Onda 1.

Esta onda aparece habitualmente como la más corta de las cinco de la pauta de impulso. Muy rara vez es la onda extendida (se denominan así las ondas que contienen a su vez una pauta de impulso de cinco ondas). Se corresponde con la Fase de Acumulación de la Teoría de Dow.

Onda 2

Comúnmente esta onda “devuelve” en gran medida el recorrido de la onda 1. Esto sucede porque existen operadores que creen (aquí puede observarse una de las influencias de la psicología de masa) que la tendencia anterior no ha terminado y que la onda 1 fue solo una corrección menor de la misma. También aparecen operadores que realizan una toma de ganancias al estar conformes con los rendimientos obtenidos durante el desarrollo de la onda 1.

Son valores considerados típicos para los retrocesos desde un 38.2% a un 61.8%. En algunas situaciones particulares del mercado, puede llegar a volver atrás casi en un 100% (se podría ver una figura de cuña ascendente si esto se produjese). La capacidad de la onda 2 de mantenerse por encima del suelo de la onda 1 es lo que produce muchas de las figuras de los gráficos tradicionales (v.g. dobles o triples pisos y las figuras de cabeza y hombros).

Si el retroceso es mayor al 100% es una indicación de que el conteo es incorrecto y que en realidad no hay un cambio de la tendencia anterior. Una causa que anticiparía esta probable evolución sería la existencia de un mercado muy débil durante el transcurso de la onda anterior.

Determinar eficientemente el valor probable de finalización de la onda 2 es muy importante ya que marcaría el momento de inicio de la onda 3, la onda que por lo general brinda las mejores oportunidades de ganancias.

Onda 3

En general, es la onda más larga, salvo en los mercados con alto grado de apalancamiento como son los mercados de derivados; en esos mercados, las estadísticas indican que la extensión se produce con mayor frecuencia en la onda 5. Es importante destacar que la onda 3 nunca es la más corta de las tres ondas de impulso. Deducimos que su desarrollo no es casual (se ampliará en el punto, Ondas Extendidas), ya que para
esta altura los sistemas seguidores de tendencia han empezado a dar señales de compra (venta) en los mercados alcistas (bajistas) y la gente comienza a ver como una buena oportunidad de negocios al activo en cuestión (otra vez dice presente la psicología de masa).

El volumen es un buen indicador complementario de la extensión de la onda puesto que colaborará en la determinación de la fortaleza o debilidad de la tendencia. Otro elemento importante para analizar la posible evolución de la onda 3 es su pendiente: si es la onda extendida, esta mostrará un guarismo elevado indicando la fortaleza de la tendencia.

También suelen aparecer los “huecos de precios”, reforzando aún más la idea de fuerza en el mercado. Su movimiento por lo general produce una variación del precio del orden del 161.8% al 262.8% del efectuado por la onda 1, en el caso de que sea la onda extendida; caso contrario, la variación estará en el orden el 100% al 161.8% de la onda 1.

Se la podría asimilar con la Segunda Fase de la Teoría de Dow, al suponer una confirmación de la tendencia.

Onda 4

Se presenta como una onda donde se “toman ganancias”. Los técnicos la consideran como la onda más compleja del ciclo al mostrar corrientemente un movimiento lateral. Suelen mostrar sub-ondas del tipo A, B y C, llegando a desarrollar en algunos casos sub-ondas D y E e incluso F y G. Refiriéndonos a su duración, el
mercado suele estar en la onda 4 el 70% de su tiempo. Un indicador de su complejidad es que un 85% de las perdidas de los operadores ocurren durante el desarrollo de esta onda.

Pasando a las características de su evolución, si la tendencia es al alza (baja), el piso (techo) de esta onda nunca sobrepasará el techo (piso) de la onda 1. En cuanto a su recorrido, podemos decir que suele tener un retroceso de precios del 38.2% de la onda 3.

La recomendación de los expertos para esta situación es estar expectantes fuera del mercado.

Onda 5

En general es menos dinámica que la onda 3, con la excepción ya hecha de los mercados con alto grado de apalancamiento. Tiene un recorrido menor que la onda de impulso que la precede y empiezan a aparecer señales contradictorias en algunos indicadores técnicos, como por ejemplo los osciladores.

Las medidas de longitud suelen ser de 61.8%, 100% ó 161.8% más de variación de precios que la onda 1, salvo en los casos en que aparece como una onda extendida donde puede representar un 161.8% más, pero de la distancia entre el inicio de la onda 1 y el final de la onda 3.19 Esto último es lo que ocurre por lo común en los mercados de derivados.

Se equipara a la tercera y final fase de la Teoría de Dow, dado que quienes generan el incremento (decremento) de los precios en la tendencia alcista (bajista) son los operadores no profesionales. Una vez más, aparece la psicología de masa, haciendo creer al público en general que el mercado nunca terminará de crecer (bajar) encontrando su techo (piso). A esta altura, los operadores profesionales ya se encuentran fuera del mercado o están listos para salir a la menor señal de cambio en la tendencia de los precios.

Pauta correctiva

En su modelo básico (llamado zig-zag), está conformada por las ondas a, b y c, que a su vez pueden subdividirse en cinco, tres y cinco sub-ondas respectivamente. La subdivisión en 5 ondas menores de A y C no es casual, sino que es una consecuencia lógica al ser A y C las “ondas de impulso” de la pauta correctiva y B la correctiva del impulso generado por A. Esto pone en evidencia la coexistencia de distintos grados y la necesidad de identificarlos claramente para no cometer errores que impliquen quebrantos.

La regla más importante de las ondas correctivas es que nunca pueden desarrollarse con una pauta de cinco ondas. Al respecto, J.J.Murphy en su libro nos da el siguiente ejemplo: “…, en un mercado en alza, un descenso de cinco ondas, significa que se trata, probablemente, de la primera onda de un descenso de tres ondas (a-b-c) y que va a seguir descendiendo”.

Esta pauta, como podemos observar, es de mayor complejidad que la pauta de impulso al tener una mayor variedad empírica en sus composiciones. No todos los operadores leen correctamente el inicio de esta pauta; en rigor, al principio suele interpretarse como una corrección menor dentro de la tendencia general alcista (bajista), pero las sucesivas bajas (alzas) de precios terminan con aquella interpretación y dan lugar al reconocimiento de que se está dentro de un movimiento de corrección más amplio.

Como mencionamos con anterioridad, no llegan a retroceder completamente el camino que han trazado los precios durante la pauta de impulso (el límite es el piso de la onda 2 de la pauta de impulso). Otro elemento importante que hay que tener en cuenta es el tiempo durante el cual se desarrolla la pauta: suelen desarrollarse durante un período bastante más prolongado que el que implicó el movimiento anterior.

Onda A

Al igual que la onda 1 de la pauta de impulso, es bastante difícil su identificación, dado que sus primeras manifestaciones tienden a confundirse con un leve retroceso que dará paso a una continuación de la tendencia que venía desarrollándose. Complicaciones adicionales suelen darse cuando se subdivide en cinco ondas. Nuevamente debemos recurrir a otras herramientas de para ampliar el sustento de nuestra percepción. Se apela nuevamente a señales divergentes en los osciladores, gráficos, etc.

La confirmación de que se está en presencia de esta onda iniciadora de una pauta correctiva se obtiene cuando ocurren sucesivos retrocesos de los precios con respecto a la tendencia principal. También puede servir como buen colaborador en el análisis el volumen de operaciones y su evolución.

Onda B

Se caracteriza como un rebote en la nueva tendencia a la baja (alza). Se produce generalmente, con un volumen ligero y representa la última oportunidad de abandonar el mercado a salvo, y una segunda oportunidad de iniciar nuevas ventas (compras) a corto (largo).

Habitualmente se presenta como un movimiento débil que confirma la finalización de la tendencia anterior, aunque en algunas oportunidades tiene alguna fuerza que testea los valores máximos o mínimos –según corresponda- obtenidos en el transcurso de la pauta de impulso, pudiendo incluso, llegar a traspasarlos.

Onda C

A diferencia de la onda que la precede, es habitual que sea un movimiento fuerte, produciéndose un amplio recorrido de los precios acompañados de volúmenes importantes de negocios. Su recorrido es mayor que el de la onda A, rompiendo ampliamente el piso (techo) de la misma como corrección de una tendencia alcista
(bajista). Esto último es cierto cuando la corrección toma la forma zig-zag, no siendo aplicable cuando se está en presencia de correcciones irregulares.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (Se el primero en Votar)
Loading ... Loading ...

[meneame] [del.icio.us] [Negociame] [Mirlobolsa] [Webalalza] [TopFn] [BolsayFinanzas] [coRank] [Fresqui] [Facebook] [Technorati] [Google] [Digg] [Live MSN]

Posts Relacionados:

  1. Características avanzadas de las Ondas de Elliott
  2. Idea Fundamental de la Teoría de Ondas de Elliott acerca del comportamiento de los mercados
  3. Postulado de la Teoría de Ondas de Elliot
  4. Teoría de las Ondas de Elliott
  5. Invertir según la Teoría de las Ondas de Elliot

publicado por juanjo \\ tags: ,

Deja un Comentario