abr 16

COMO AHORRADOR, Ud. tiene la oportunidad de rentabilizar su dinero depositándolo en un banco o entidad financiera, o invirtiendo en acciones o en obligaciones, bonos, letras del Tesoro, etc. Antes de decidirse por una u otra alternativa, Ud. habrá de considerar cuál es su capacidad o deseo de destinar su ahorro a la inversión en un producto financiero que, en mayor o menor medida, supondrá su inmovilización durante un cierto tiempo. También habrá de valorar su capacidad o deseo de asumir riesgos; es decir, algunos productos financieros pueden ofrecer mayores rentabilidades, pero éstas no son seguras y, por tanto, existe el riesgo de que la inversión resulte con una rentabilidad menor que la esperada o incluso con pérdidas.

En general, las acciones (o renta variable) tienen más riesgo que las obligaciones, bonos o letras (todas renta fija), pero éstas también tienen riesgo y Ud. debe saberlo. Determinar qué es lo que Ud. está dispuesto a asumir se conoce con la expresión de “determinar su perfil de riesgo o su actitud ante el riesgo”. Dependiendo de su actitud ante el riesgo, se inclinará por unos u otros productos, o decidirá diversificar invirtiendo en varios de ellos, de forma que “no se encuentren todos los huevos en la misma cesta”.

Una forma de diversificar consiste en colocar el ahorro en fondos de inversión. Los fondos de inversión aglutinan el ahorro de diversas personas, de forma que se constituye un patrimonio elevado que es gestionado por profesionales. Éstos invertirán el patrimonio en el tipo de productos financieros en los que previamente el fondo haya declarado que va a invertir. Todo ahorrador que invierte en un fondo de inversión se convierte en un partícipe del fondo. También se puede decir que un ahorrador compra o suscribe participaciones en los fondos de inversión. Un fondo de inversión constituye, por lo tanto, una forma de
invertir colectivamente. En este documento se explican cuáles son los aspectos que se deben tener en cuenta a la hora de invertir en un fondo de inversión y, cuáles son las variables que debe observar para poder seguir el comportamiento del fondo. Ud. debe estar al tanto del estado de su inversión y, para ello, el fondo está obligado a enviarle información.

Los fondos son una institución de inversión colectiva

LOS FONDOS DE INVERSIÓN suponen una inversión colectiva del ahorro de múltiples personas. Pero hay otras formas de inversión colectiva, que Ud. podría considerar interesantes. Este documento se dedica a los fondos de inversión, pero algunas de sus características son comunes a otras inversiones colectivas. A continuación se explican las posibilidades existentes. Si Ud. considera que pueden adaptarse a sus intereses, pida información a su entidad financiera (banco, caja de ahorros, sociedad de valores, etc.) sobre la posibilidad de contratar dichos productos.

Existen fondos de inversión mobiliaria y sociedades de inversión mobiliaria. Ambos invierten principalmente en valores mobiliarios, como son las acciones, la deuda pública o las obligaciones emitidas por empresas. Por otro lado, existen fondos y sociedades de inversión inmobiliaria, cuyo patrimonio no está invertido en valores sino en inmuebles.

La diferencia entre los fondos y las sociedades es que los primeros son simplemente un patrimonio en el cual cada ahorrador se convierte en un partícipe de dicho fondo; es decir, no tienen personalidad jurídica. Deben ser, por tanto, gestionados por una Sociedad Gestora de Instituciones de Inversión Colectiva (SGIIC).

Las sociedades sí tienen personalidad jurídica, ya que se trata de sociedades anónimas, y los ahorradores que aportan su dinero a dicha sociedad se convierten en sus accionistas. Existen dos tipos, SIM (sociedades de inversión mobiliaria) y SIMCAV (sociedades de inversión mobiliaria de capital variable). Las SIM se caracterizan por poseer un capital fijo y, las SIMCAV, son sociedades cuyo capital es susceptible de aumentar o disminuir mediante la venta o adquisición por la sociedad de sus propias acciones. Pueden autogestionarse o encargar su gestión a una SGIIC o a otro de tipo de entidad financiera habilitada por la ley.

En la inversión colectiva (con la excepción de las SIM) debe intervenir una entidad financiera que actúe como Depositario del patrimonio. Es decir, el gestor o la sociedad tomará las decisiones de inversión, que se plasmarán en movimientos en las cuentas de valores y de tesorería del fondo.

¿Qué ventajas supone invertir a través de la inversión colectiva?

  • El ahorrador puede acceder a una cartera de valores amplia a la que no tendría acceso de forma individual, aumentando así sus posibilidades de diversificar los riesgos que tendría si invirtiera en un solo producto.
  • Las decisiones de inversión son tomadas por un inversor profesional, con dedicación plena y la formación adecuada para realizar las mejores inversiones posibles, teniendo en cuenta la coyuntura de los mercados.
  • Por otro lado, mayores cantidades de dinero gestionadas pueden generar mayores rentabilidades y conllevar menores costes de transacción.

¿Qué costes tiene?

  • Lógicamente, hay que pagar los servicios de gestión y depositaría por los que se cobra una comisión. Estas comisiones se pagan con cargo al propio fondo; por lo tanto, en la rentabilidad que obtendrá el inversor ya están descontadas estas comisiones.
  • Además, se pueden cobrar directamente al partícipe comisiones por suscripción y reembolso (ver más adelante tipos de comisiones).

¿Qué productos de inversión colectiva existen en España?

La oferta de productos de inversión colectiva en España es numerosa. Simplemente basta con consultar las páginas de información financiera de los periódicos de divulgación general, o la prensa especializada en información económica, para tener una idea de la diversidad de productos.

La inversión colectiva con mayor número de partícipes y mayor patrimonio está canalizada a través de los fondos de inversión mobiliaria. Por ejemplo, a finales del año 2001 había en España 2.599 fondos de inversión y 2.268 entre SIM y SIMCAV. Sin embargo, la cuantía de capital invertido en uno y otro tipo
de productos es muy diferente: el patrimonio de los fondos ascendía a 181.300 millones de euros (aproximadamente 30 billones de pesetas), mientras que en SIM y SIMCAV el patrimonio era alrededor de 19.300 millones de euros. Respecto a los ahorradores que han invertido en estos productos, los fondos de inversión superaban los 7,5 millones partícipes, mientras que las SIM y SIMCAV en conjunto tenían unos 293.000 accionistas.

Cada entidad financiera tiene capacidad para comercializar varios fondos, que pueden estar gestionados por Sociedades Gestoras del mismo grupo financiero de esa entidad o por otras Gestoras. Así cuando Ud. se dirija a su entidad financiera, le pueden mostrar una relación amplia de fondos diferentes en los que puede invertir. La diferencia entre los distintos fondos radica en los valores en los que el fondo coloca el dinero. En la próxima sección le explicamos las clases de fondos que existen.

En España también se comercializan, a través de entidades nacionales, productos de inversión colectiva extranjeros. No son muy numerosos: a finales del año 2000 había registrados 170.

Descargar documento pdf completo

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (Se el primero en Votar)
Loading ... Loading ... [meneame] [del.icio.us] [Negociame] [Mirlobolsa] [Webalalza] [TopFn] [BolsayFinanzas] [coRank] [Fresqui] [Facebook] [Technorati] [Google] [Digg] [Live MSN]

Posts Relacionados:

  1. ¿Qué son los Fondos de Inversión?
  2. Guía de Fondos de Inversión
  3. Las comisiones de los fondos
  4. ¿Qué es un Fondo de Inversión o Fondo Mutuo?
  5. Rentabilidad de los Fondos de Pensiones en España

publicado por juanjo \\ tags:

Deja un Comentario