mar 29

En teoría,  la alternativa a la bolsa como activo de riesgo siempre ha sido la , aunque en la práctica vimos como la crisis crediticia provocaba la caída de la mayoría de los activos de en 2008 y como la de la deuda soberana lastraba la rentabilidad de muchos bonos europeos en 2010. A esto se añade que el mercado ha empezado a descontar una subida de tipos en Europa para abril,  que no sabemos con certeza si tendrá lugar o no, pero que deja augurar un escenario distinto para los bonos en los próximos años, con tipos subiendo tras tres años de bajada. 

Todos sabemos que en un entorno de tipos crecientes,  conseguir rentabilidades atractivas  en es difícil, si además no se quiere ir hacia los activos de más riesgo dentro de los bonos ( emergente, bonos de alto rendimiento etc…). Claro está que los bonos, si se mantienen hasta vencimiento, siempre representan una inversión segura. Pero invirtiendo a través de fondos,

¿Cómo entonces preservar su capital al la vez que conseguir un rendimiento atractivo? Para ello, existen varias opciones.

Están primero aquellos fondos de euro flexibles a nivel de asignación de activos – pero con una calificación crediticia media de la cartera de grado de inversión – y a nivel de duración, que con una gestión activa de la sensibilidad consiguen cumplir su objetivo de preservación del capital invertido con una volatilidad controlada. En segundo lugar, están los fondos invertidos en bonos ligados a la inflación, que en estos momentos representan una oportunidad interesante debido al escenario macroeconómico actual de crecimiento global todavía muy ralentizado pero con una inflación que ha empezado a repuntar. En tercer lugar, algunos fondos de muy corto plazo y con un peso importante en deuda española constituyen una oportunidad debido a la relajación de la prima de riesgo española y los precios actuales de la deuda española que representan más una oportunidad que un riesgo a medio plazo. Lo mismo sucede con fondos de papel privado español, que se ven beneficiados por el estrechamiento de los diferenciales de los bonos corporativos y la disminución de la tensión sobre la deuda publica española. Por último, existen fondos de gestión alternativa con baja volatilidad que están invertidos por una parte en efectivo y por otra en una estrategia de retorno absoluto que permite aportar alfa a la cartera, manteniendo un riesgo muy bajo.

Fondos recomendados:

  • Carmignac Sécurité (FR0010149120): Con un histórico de 21 años con una rentabilidad positiva, es uno de los fondos de a corto plazo más consistentes y regulares del mercado. Su flexibilidad a nivel de asignación de activos y su gestión activa de la sensibilidad le permite cumplir su objetivo de preservación del capital invertido con una volatilidad controlada. El fondo tiene en cartera principalmente bonos de grado de inversión. El fondo lleva un 0,20% en lo que va de año (cierre 24 de marzo 2011) con una volatilidad a un año del 1,20%.
  • Axa Global Inflation Bond (LU0266010296): buen fondo de bonos ligados a al inflación a nivel global, denominado en euros. El fondo lleva un 1,56% en lo que va de año (cierre 24 de marzo 2011) con una volatilidad a un año del 4%.
  • Dexia Risk Arbitrage (FR0000438707). La estructura del fondo es la siguiente: un 50% mínimo de la cartera estará invertido en estrategias de arbitraje en fusiones y adquisiciones anunciadas (generalmente ponerse largo de la opada y corto del comprador) y en situaciones especiales (cambio de gestión, spin off); el resto está invertido en efectivo. El fondo lleva un 0,78% en lo que va de año (cierre 24 marzo 2011) con una volatilidad a un año del 1,6%.    
  • Espirito Santo Capital Plus (ES0125240038): fondo de papel privado de grado de inversión, principalmente invertido en España. El fondo lleva un 1,31% en lo que va de año (cierre 23 marzo 2011) con una volatilidad a un año del 1,18%.
  • Espirito Santo Patrimonio (ES0137765030): actualmente, sus apuestas se centran exclusivamente en Deuda Periférica de alta calidad crediticia a muy corto plazo. El fondo lleva un 0,90% en lo que va de año (cierre 24 marzo 2011) con una volatilidad a un año del 0,84%.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (Se el primero en Votar)
Loading ... Loading ...

[meneame] [del.icio.us] [Negociame] [Mirlobolsa] [Webalalza] [TopFn] [BolsayFinanzas] [coRank] [Fresqui] [Facebook] [Technorati] [Google] [Digg] [Live MSN]

Entradas relacionadas

publicado por juanjo \\ tags: , , , , , ,

jun 07

Después de un espectacular avance de entre el 20% y el 50% entre los principales índices financieros del mundo en un lapso de sólo tres meses, decir que la Bolsa era el activo más interesante resulta de una obviedad palmaria. Conviene recordar, sin embargo, que los que ganan son básicamente los que entraron en marzo, no los que ya estaban en el mercado. De hecho, si se comparan los niveles actuales con los de hace 12 meses, el resultado es de unos abultados números rojos de dos dígitos. A pesar de ello, la mayoría de los expertos insiste en que la Bolsa es la respuesta correcta para el ahorrador que se esté preguntando: ¿Y ahora dónde meto el dinero?

“Hay tres grandes alternativas: , y . De las tres, la que es más atractiva es la Bolsa, sin ninguna duda”, según Manuel Romera, director de Servicio Financiero en la escuela de negocios IE Business School. El director general de la firma de análisis de fondos Profim, Víctor Alvargonzález, detalla los cuatro puntos que permiten el optimismo en cuanto a la : “Liderazgo, que está siendo americano, porque el europeo es patético; estabilización del americano, algo básico para la valoración de los llamados activos tóxicos; una fecha objetivo de fin de recesión marcada por autoridades como la Reserva Federal, y, por último, reaparición de actividad en el segmento de fusiones y adquisiciones”.

“El poderoso rebote actual sugiere confianza creciente en que las respuestas de política monetaria y fiscal globales comienzan a dar frutos. En este sentido aunque el avance no contradice periodos anteriores de recuperación durante grandes épocas bajistas, se puede razonar que esta vez es diferente, más sostenible. Mientras tanto la perspectiva inmediata es incierta a medida que la recuperación en los mercados descuenta estabilización económica”, resumen desde Pictet Asset Management. La gestora recomienda hacer una rotación de sectores y apunta a los más defensivos: “salud y servicios públicos se han retrasado sustancialmente los últimos meses y pueden ser fuente de un nuevo avance”. “En la Bolsa hay valores por explotar”, confirma Maite Seco, profesora de la escuela de negocios EOI. “Especialmente los grandes títulos tienen recorridos y a medio plazo deberían ir muy bien. También es interesante apostar por empresas grandes que den una buena rentabilidad por dividendo”.

Desde la firma de análisis de fondos Morningstar se recomienda al inversor que haga “una cartera lo más diversificada posible”, siempre en función del nivel de riesgo y del horizonte de . “Si es de largo plazo, una parte sustancial de la cartera debe estar invertida en fondos de ”, apunta Fernando Luque, editor senior de Morningstar España. Luque señala, citando a la gestora Vanguard, que el rendimiento esperable para el inversor debería situarse en un rango del 8%. Por áreas geográficas, el profesor Jaime Sabal, de la escuela de negocios Esade da prioridad a EE UU; en segundo lugar asiática, Europa y España en último término. La manera de afrontar esta exposición global es una cartera de ETF (Exchange Traded Funds), según Fernando Hernández, responsable de gestión de Inversis. Los ETF son fondos de cuya particularidad es que están listados en el mercado secundario y, por lo tanto, se pueden comprar y vender en tiempo real, además de tener liquidez diaria.

El mercado de deuda genera alguna controversia entre los expertos. Fernando Hernández subraya las oportunidades generadas en un mercado a priori tan poco atractivo como es la soberana. Los bonos tienen un cupón fijo que se remunera periódicamente. Eso significa que la rentabilidad absoluta de la es, precisamente, constante. Lo que varía es el precio del activo al negociarlo, haciendo que la rentabilidad en términos porcentuales suba cuando el precio del bono cae. Pues bien, el rendimiento del bund alemán ha pasado en cinco meses del 2,89% al 2,65%, un repunte del 26%. “Hay obligaciones a 30 años del Estado español que, compradas en el mercado secundario están dando un rendimiento efectivo del 4%”, propone la profesora Maite Seco.

Sobre lo que hay mucho más escepticismo es en la privada. De forma particular en productos híbridos como los bonos subordinados o las participaciones preferentes, emisiones que están muy de moda en bancos y cajas. El profesor Josep Bertrán, de EAE Business School, desaconseja invertir en preferentes y resume los problemas de estos productos: “Benefician más a las entidades que a los inversores. A los bancos y cajas les permiten obtener financiación y liquidez a un coste bajo. Los inversores deben tener en cuenta que, aunque suela haber un compromiso de recompra, esta deuda no tiene vencimiento y apenas hay mercado secundario para ella. ¿Qué significa eso? Que el inversor que en un momento dado quiera deshacerse del producto muchas veces no le quedará más remedio que vender con pérdidas”.

Víctor Alvargonzález puntualiza lo que debe buscar un inversor que quiera poner el dinero en corporativa: “calidad y garantías de liquidez”.

Inmobiliario

Otrora motor de crecimiento en España, el sector inmobiliario atraviesa ahora sus horas más bajas. Un informe del Banco de España señala que un 11% de los créditos firmados en 2008 superan en estos momentos el valor real de la vivienda para la que fueron suscritos. No hay una cifra exacta, pero se estima que el excedente sin vender se sitúa en España entre 900.000 y 1,2 millones de viviendas de obra nueva. BBVA pronostica que la recuperación de este baqueteado mercado no comenzará hasta el año 2012 y el ajuste se saldaría con un descenso de los precios del 30% entre 2008 y 2011.

Los inversores ven poco atractivo a este sector. “No es un mercado líquido y antes que en España elegiría otros países, como EE UU o Alemania”, sugiere Manuel Romera. “Antes de un año no va a haber nada interesante si estamos hablando de ”, constata Jaime Sabal. Lo que los expertos sí tienen claro es que guardar los ahorros en una caja fuerte o debajo de un colchón o dentro de un calcetín no servirá de mucho. Ahora la decisión queda en manos del inversor.

Cómo aproximarse a la bolsa

1 Conocer el riesgo. “Cuando un inversor compra debe saber que está asumiendo implícitamente dos riesgos: el de invertir en mercado, llamado sistemático, y el de invertir en una determinada compañía, el riesgo específico, que deben ser ponderados antes de realizar la ”, explica Jaime Hoyos, director de Urquijo Gestión.

2 Diversificación. “Es mejor invertir en fondos de o en ETF antes que en . Las no dejan de tener mucho riesgo y le pueden dar un disgusto al inversor”, recuerda Fernando Hernández, responsable de gestión de Inversis.

3 Capacidad de riesgo. “Los inversores deben conocer cuál es la capacidad de riesgo que pueden soportar en la . Hasta hace muy poco tiempo, la Bolsa sólo se la recomendábamos a los inversores más agresivos. Para el resto, productos más tranquilos”, advierte Víctor Alvargonzález, director general de la asesoría Profim.

4 Horizonte de . “Eso es lo primero que debe saber un inversor a la hora de entrar en Bolsa. La volatilidad ha bajado ahora muy rápido y eso significa que pronto va a volver subir. En un enfoque de uno a tres años vista, el mercado de ofrece una oportunidad interesante”, valora Sasha Evers, director de BNY Mellon AM en España.

5 Selección. “No es interesante diversificar una cartera europea con americanas o viceversa, porque los mercados están correlacionados. Pero a largo plazo sí es posible una evolución distinta entre países desarrollados y emergentes, de los que conviene tener índices para captar las subidas”, expone Yves Bonzon, de Pictet. “Por valores, es preciso hacer un examen exhaustivo de cada compañía”, avisa Manuel Romera, director del sector financiero de IE Business School.

La recomendación de los analistas

F. Hernández. Inversis. “En la relación rentabilidad/ riesgo hay un activo que se ha quedado realmente barato y que es la deuda pública. Está literalmente tirada por los suelos. La pendiente de la curva de tipos tanto en Europa como en EE UU está en máximos de 20 años. En el caso de Alemania, por ejemplo, el precio de mercado implica asumir un crecimiento estructural del PIB del 1,5% y eso no es sostenible. Hay una oportunidad”.

V. Alvargonzález. Profim. “Se dan las condiciones para poner un peso de la cartera en . Siempre que el inversor tenga capacidad para asumir riesgos, hay valores que están históricamente baratos. No tanto en España, sino en otros países que saldrán antes y con más ímpetu. Hay mucha volatilidad. Por eso lo más recomendable es un fondo flexible que pueda adaptar a las circunstancias su exposición a ”.

J. Sabal. Esade. “Para un especulador este no es el mejor momento, no hay una tendencia clara. Pero a dos o tres años vista, ahora es un momento excelente para comprar y preferentemente que sea de mercado americano. Yo quiero mucho a España, pero aquí las cosas se van a poner mucho más difíciles. Lo más seguro es comprar un fondo cotizado ETF que replique, por ejemplo, al S&P 500″.

S. Evers. BNY Mellon. “El entorno ha mejorado porque se ha mitigado el riesgo sistémico y aunque los datos de actividad son poco interesantes, muestran una mejoría notable. Por eso, estamos interesados en de grandes países emergentes, como China e India, que tienen fundamentales muy sólidos. En , apostamos por crédito deuda privada de alta calidad, especialmente utilities y telecos”.

M. Romera. IE Business School. “La Bolsa es el activo más rentable a largo plazo, sin lugar dudas. Y este es el momento de más caras y más baratas de la historia. Es lo que llama crisis. Cuando una compañía quiebra, hayas pagado lo que hayas pagado, ya es mucho. Hay que invertir conociendo las empresas: sus flujos de caja, cómo gestionan, qué hacen bien y por qué, cuál su ventaja competitiva. Pero es el momento”.

Propuestas de fondos

Crédit Agricole. CAAM Volatility Euro Equities. Se orienta a la explotación de dos motores de rentabilidad relacionados con la volatilidad acción: su tendencia a recuperar su promedio a largo plazo y sus variaciones diarias. Para la indexación se utiliza la volatilidad implícita a un año del Euro Stoxx 50, y el grado de indexación varía en función de una matriz definida previamente por las compras o ventas de opciones sobre dicho índice.

Carmignac Gestion . Carmignac Patrimoine. Es un fondo mixto que invierte un mínimo del 50% en y monetarios. El resto se destina a internacional, con posibilidad de cubrir riesgo de mercado y divisa. El fondo es de gestión activa y no indexada. No tiene limitaciones a priori para invertir en distintas zonas geográficas, ni tampoco de sector de .

Threadneedle. Threadneedle Target Return. Invierte la mayor parte de los activos en una cartera de bonos a corto plazo de gran calidad y alta liquidez. Otra parte de la cartera está compuesta por estrategias en mercados de divisas, con el objetivo de generar alfa. La cartera no está exenta de riesgo, éste se incrementa en momentos determinados mediante instrumentos derivados.

Fortis. Fortis Opportuinities USA. Es un fondo de estadounidense de carácter flexible, que puede estar invertido en activos de Bolsa entre un 60% y un 100%. Las posiciones de en Bolsa vienen determinadas mediante un análisis sobre un universo de 250 compañías y pueden distanciarse sensiblemente del S&P 500 al que esperan batir en un rango de dos a cuatro puntos porcentuales.

4. 4 Pegasus. Este fondo tiene un objetivo de rentabilidad absoluta y no está referenciado a ningún índice. El rendimiento absoluto del fondo se obtendría a través de la gestión activa de las posiciones mediante técnicas de gestión alternativa. Su política de gestión es global. Está recomendado para un horizonte de con una duración de tres años.

Caixa Manresa. Manresa Borsa. Este fondo no ha sido seleccionado por 4, pero lidera el ranking Lipper en nacional y está calificado con cinco estrellas en Morningstar. Es de y desde mínimos registra un avance del 43,75%. Al menos un 75% de su cartera está invertida en y de ese porcentaje el 90% ha de estar en compañías españolas.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (Se el primero en Votar)
Loading ... Loading ...

[meneame] [del.icio.us] [Negociame] [Mirlobolsa] [Webalalza] [TopFn] [BolsayFinanzas] [coRank] [Fresqui] [Facebook] [Technorati] [Google] [Digg] [Live MSN]

Entradas relacionadas

publicado por juanjo \\ tags: , ,

oct 23

La clave para sacar la mayor rentabilidad a nuestro dinero es saber si debemos estar posicionados en bolsa o, por el contrario, en . Si acertamos en esto, tenemos más de la mitad del camino ganado para obtener los mayores beneficios. Es necesario conocer la estrategia denominada Earnings Yield Gap (EYG), ratio que nos indica qué está más barato en cada momento: si las o los bonos. Una vez que el cálculo nos indique que es un buen momento para entrar en bolsa podremos acudir a otros métodos o estrategias para obtener una buena selección de valores.

Invertir según el Earnings Yield Gap.”Cómo perder una esposa y ganar una amante”

El método señala que, en primer lugar, debemos de tener en cuenta el PER del mercado o número de veces en que el beneficio está contenido en el precio de cada acción. El PER se calcula multiplicando el beneficio por acción estimado de cada uno de los valores que componen el índice por su ponderación en ese índice.

Veamos el ejemplo del S&P500 con un PER de 16,5 veces. Para saber si debemos invertir en bolsa o en bonos debemos conocer si 16,5 veces se trata de un PER bajo o alto. Para ello, miramos la serie histórica del índice y vemos que el PER medio del S&P500 es 19,5 veces. Por lo tanto, 16,5 veces se trata de un PER bajo, o lo que es lo mismo, el S&P500 está barato y “nos invitaría a comprar ya que es bastante inferior a la media histórica”.

Tras haber calculado el PER de la bolsa, debemos hacer lo mismo con el bono. El PER de un bono a 10 años es la inversa de su tipo de interés, es decir, el resultado de dividir 1 entre su tipo de interés o rentabilidad. En la práctica, en enero de 2005 el bono a 10 años en EEUU daba un tipo de interés del 4,14% (0,0414) por lo que en enero de 2005 el PER del bono sería 24,1 veces. El inversor haría su cálculo de la siguiente manera:

PER bono a 10 años en EEUU = 1/tipo de interés
PER bono a 10 años en EEUU = 1/0,0414 = 24,1 veces

De este cálculo deducimos que el PER del bono (24,1 veces) es más alto que el de la bolsa (16,5 veces) por lo que, al estar la bolsa mucho más barata, deberíamos invertir en variable. De dividir ambos (16,5 entre 24,1 veces) sale un ratio. En este caso: 0,68.

La media histórica de ese ratio es de 1,07 veces. Esta media histórica de 1,07 indica que si está por debajo, se debe invertir en bolsa y si está por encima, en .

El papel de los tipos de interés resulta vital a la hora de tomar la decisión de invertir en o variable de forma que si tomamos como ejemplo que una Letra del Tesoro, un activo sin riesgo, me da un interés del 2% podremos deducir que “tendré mayor predisposición a asumir el riesgo inherente a la bolsa aún cuando el PER sea relativamente alto”. Si, por el contrario, los tipos de interés son más altos y el activo sin riesgo me da un interés del 5% “me lo pensaré mucho más a la hora de invertir en bolsa”. Por este motivo, es necesario relacionar el PER de la bolsa con el nivel en que estén situados los tipos de interés.

Con el PER de la bolsa y el nivel de los tipos de interés ya se puede calcular el Earnings Yield Gap, que ha dado dos señales inequívocas a lo largo de la historia. En la primera señal, que fue desde junio de 1999 hasta noviembre de 2000, señaló el EYG que la bolsa estaba “claramente cara” y que, por tanto, había que comprar bonos. En la segunda, en julio de 2002, indicó que la bolsa estaba “claramente infravalorada” y que “había que vender bonos y comprar bolsa”.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (1 votos, media: 3,00 de 5)
Loading ... Loading ... [meneame] [del.icio.us] [Negociame] [Mirlobolsa] [Webalalza] [TopFn] [BolsayFinanzas] [coRank] [Fresqui] [Facebook] [Technorati] [Google] [Digg] [Live MSN]

Entradas relacionadas

publicado por juanjo \\ tags: , , , ,

jul 19

¿Qué se negocia en la Bolsa?

En la Bolsa no sólo se contratan , el producto más conocido, también se negocian otros activos financieros (bonos, obligaciones y derechos de suscripción), que las empresas deciden vender o negociar en función de sus necesidades de financiación.

Así, según sean variables o no los beneficios de estos productos negociados en el mercado de valores (Bolsa), es decir, si las rentas que el inversor recibe por el activo que tiene en su poder están predeterminadas o no, se pueden clasificar en dos grandes grupos o categorías, denominados de fija o de variable.

Entre los primeros se encuentra la deuda, mientras que las pertenecen al segundo grupo y son la modalidad preferida por las empresas a la hora de conseguir financiación a través de la bolsa. Existen, además, productos híbridos, como las obligaciones convertibles en , que primero ofrecen un interés fijo y después se transforman en valores de variable, y las obligaciones con , a través de las cuales el inversor adquiere el derecho a una prima o conversión en otro activo financiero.

Se podría argumentar que quién tiene un título de variable, una acción, no sabe que beneficios obtendrá, no esta prestando dinero a cambio de que se lo devuelvan, sino que al comprar pasa a ser propietario de una parte de la compañía, arriesgando de esta manera su . En cambio, cuando un inversor compra un título de fija sabe con exactitud -si el tipo de interés es fijo- qué rendimiento va a obtener en un período de tiempo fijado de antemano, digamos que es un producto seguro siempre que se mantenga hasta su vencimiento y que la empresa emisora goce de buena salud financiera.

¿Qué es un valor?

Un valor es la unidad básica de negociación en el mercado, como es el caso de una obligación (valor de fija), o una acción (valor de variable).

En la actualidad en el mercado español cotizan más de 400 distintos tipos de , que se agrupan por sectores, según cuál sea la actividad productiva de la empresa.

Al igual que ocurre con las empresas en su actividad diaria, los valores de variable que cotizan en la Bolsa no gozan todas ellos del mismo prestigio, ya que ni sus cuentas de resultados ni sus expectativas son las mismas. Por eso, unos valores gozan de mayor prestigio y otros de menor.

Así podemos hablar de dos denominaciones relacionadas con los distintos valores de variable que forman parte del mercado bursátil español, los “blue chips” y los “chicharros”.

Los blue chips son los principales valores de variable de la Bolsa. Esta diferenciación se realiza en virtud de la cantidad de dinero que contraten y de la frecuencia con que lo hagan. Los blue chips son los más seguros, con mayor liquidez (disposición de conseguir dinero al vender ), y las variaciones en los precios suelen ser más moderadas.

Los chicharros se sitúan en lado opuesto a los blue chips, estos valores de variable se contratan de forma más esporádica, por lo que su liquidez es menor. Las variaciones suelen ser más fuertes, tanto al alza como a la baja, de ahí que el riesgo sea mayor.

¿Qué es una acción?

Las son las partes alícuotas en las que se divide el capital social de una compañía. La persona que compra de una empresa, pasa a ser propietaria directa de ésta, en mayor o menor medida en función del número de que tenga en su poder.

Vamos a introducir una serie de conceptos que nos aclaren que se entiende por acción.

  • Capital social: es el dinero total que aportan los socios de una compañía para crear una sociedad. El capital social está dividido en .
  • Valor nominal: es el valor facial de la acción, y suele venir impreso en el documento, éste valor nominal no tiene porque coincidir con el valor efectivo del mercado. La suma del valor nominal de las da lugar al capital social de una sociedad.
  • ordinarias: son los títulos que no cuentan con ningún tipo de derecho especial que vaya más allá de los previstos en la ley y en los estatutos de la sociedad. Las ordinarias son las que vienen a conferir los mismos derechos a todos sus propietarios, sin ningún tipo de distinciones.
  • preferentes: son aquellas que conceden a sus propietarios o titulares algún tipo de derecho especial. Por ejemplo, si la sociedad anónima entra en quiebra, los accionistas, como propietarios, son los últimos en cobrar, ya que por delante de ellos se encuentran los acreedores pero, dentro de los accionistas, los dueños de títulos preferentes pueden cobrar antes que el resto.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (3 votos, media: 3,33 de 5)
Loading ... Loading ...

[meneame] [del.icio.us] [Negociame] [Mirlobolsa] [Webalalza] [TopFn] [BolsayFinanzas] [coRank] [Fresqui] [Facebook] [Technorati] [Google] [Digg] [Live MSN]

Entradas relacionadas

publicado por juanjo \\ tags: , , , , , ,